Red Social TemĂĄtica y Local de Partidas Rurales de Alicante.
Alicante, Elche, Aspe, Novelda, Monforte del Cid, Agost, San Vicente del Raspeig.

DE "LO I MORE" A "MOORE HALL"

Los más ancianos del lugar siempre han llamado a Torrellano “Lo i More” y lo han llamado así porque sus abuelos así lo hacían, de forma oral, de generación en generación. Nunca han sido incompatibles las dos maneras de llamar a nuestra tierra, una ha sido la oficial y la otra ha sido la tradicional.
La expresiĂłn valenciana “Lo i” es muy caracterĂ­stica del hablar local, y su significado se traduce como “lo que pertenece a”. EstĂĄ compuesta de un pronombre y sustituye el valor de la conjunciĂłn copulativa de la i por un valor de preposiciĂłn. Esta forma verbal se utilizaba en la toponimia menor y muy escasamente aparece escrita, dando nombre a multitud de lugares  que por regla general indica cual era el apellido del propietario. Como ejemplos tenemos Lo i Ganga, Lo i BrisĂł, Lo Reus o Lo i Quiles, refiriĂ©ndose siempre a grandes fincas rĂșsticas con una casa.
Una de las primeras referencias escritas del “Partido de More” es la que aparece en los alistamientos de los voluntarios para combatir a los franceses en 1808, donde algunos de ellos manifestaron ser de esta partida.
La Ășnica menciĂłn en los mapas es la que aparece en el realizado de la provincia de Alicante por Francisco Coello en el Diccionario GeogrĂĄfico-EstadĂ­stico-HisotĂłrico de España. En este mapa consta la “Partida de Lo de Mori” que la sitĂșa donde hoy se encuentra la Partida de El Altet, y Ă©sta a su vez la sitĂșa en la sierra del Portichol. Igualmente comete errores al ubicar las partidas de Perleta, Maitino y Torrellano Bajo en lo que hoy es Saladas. El trabajo de Coello fue muy meticuloso pero al basarse, en parte, en otros trabajos de cartografĂ­a, incluidos los que hicieron los militares franceses en su estancia en España, parece como si hubiera superpuesto dos mapas en una posiciĂłn errĂłnea.
 
 
En cualquier caso es en este mapa publicado en 1859 donde podemos leer junto a Torrellano Bajo la “Casa y E. de More”, donde E. se refiere a una ermita, pero al situar a Sempere entre Saladas y Torrellano Alto crea una confusión de lugares que nos impide ubicarla.
Para encontrar al propietario de aquella casa de More hay que remontarse hacia finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII cuando en Alicante se instala una comunidad de comerciantes extranjeros atraĂ­dos por el gran movimiento mercantil que tenĂ­a su puerto. Uno de los colectivos importantes eran los irlandeses que vinieron movidos por su deseo de prosperar y tambiĂ©n huyendo de la persecuciĂłn religiosa en su paĂ­s. A algunos de estos exiliados se les llamaron “Wild Geese” (gansos salvajes).
En varias ocasiones los ingleses promulgaron leyes restrictivas de libertad de culto y de los derechos civiles de los irlandeses que fueron promulgadas por varios soberanos, hasta que ascendiĂł al trono Jacobo II quien suspendiĂł todas estas leyes discriminatorias, recuperĂĄndose sus derechos.
Sin embargo el rey Jacobo II fue destronado por su yerno protestante Guillermo de Orange. Tras la derrota de 1688 los partidarios de Jacobo II se exiliaron, entre otros paĂ­ses, a España que los acogieron y ayudaron, dĂĄndoles los mismos privilegios y prerrogativas que los españoles, segĂșn Real CĂ©dula.
A lo largo del tiempo varias son las familias que se asentaron en Alicante, como por ejemplo los OÂŽGorman quienes entregaron a las autoridades un “manuscrito autĂ©ntico y de crĂ©dito indudable” escrito en latĂ­n, donde se cuenta bien claro lo que les sucediĂł y como perdieron su “hacienda llamada vulgarmente Dromellihy, la que les pertenecĂ­a por derecho hasta que la ImpĂ­a Isabel invadiĂł y ocupĂł la isla de Irlanda en cuyos tiempos fueron secuestrados todos los bienes de los que pertenecĂ­an a la Comunidad CatĂłlica y entonces fue cuando esta ilustre y antigua familia de OÂŽGorman perdiĂł todos los bienes por su constancia en la fe catĂłlica”, mostrĂĄndonos ademĂĄs lo combativo de su clan al decir de ellos que “eran los primeros en empezarse la batalla, los Ășltimos en abandonar el campo”.[1] Durante el siglo XIX Guillermo Gorman acabĂł siendo terrateniente en Elche. Otros muchos comerciantes irlandeses vinieron a nuestras costas.
George Moore de Ashbrook (1729-1799) provenía de un linaje inglés protestante pero su padre John Moore se casó con Jane Lynch Athy, perteneciente a una reconocida familia mercader irlandesa. Al abrazarla abrazó con ella el catolicismo. La madre introdujo a su hijo en las cohesionadas hermandades jacobitas de Wild Geese, que tenían una extensa y próspera red comercial.[2]
George Moore
Ya hacia 1749 George Moore se había instalado en Valencia comercializando seda, y en 1765 contrae matrimonio con la española Katherine de Killikelly, nacida en el noble seno de una desterrada familia jacobita, ya integrada en nuestro país.[3]
Mediante su flota mercante se dedicó al comercio internacional, básicamente exportando vino y brandy e importando bacalao y trigo, un gran negocio que le permitió amasar una considerable fortuna bajo la denominación mercantil de “Jorge Moore y Cía”.

Alicante se convirtiĂł en el principal puerto de entrada a España de bacalao de Terranova y la Junta General de Comercio veĂ­a con preocupaciĂłn el gran peso polĂ­tico-econĂłmico que adquirĂ­an los comerciantes extranjeros. En 1769 Jorge Moore fue elegido por los comerciantes mayoristas Diputado, cuestiĂłn que no agradĂł a la Junta pues siempre intentĂł impedir que los comerciantes de salazones dominaran el cuerpo de comercio. Finalmente se revocĂł su elecciĂłn al considerarlo “afecto a los ingleses, y por consecuencia del comercio pasivo de saladura”.[4]
 
Alicante Siglo XIX
El matrimonio vivía en una gran casa en la Plaza Ramiro de Alicante, muy cercana al puerto y poseían ademås un almacén frente a lo que hoy es el Teatro Principal y a espaldas del Banco de España (antigua calle Barranquet).
Los adinerados alicantinos siempre han tenido un interés especial por adquirir tierras en las partidas  colindantes con su término y los mercaderes extranjeros no fueron ninguna excepción. Como ejemplo tenemos a los ingleses que a lo largo del siglo XVIII poseyeron una casa en la partida de El Altet donde enterraban a sus cónsules.
Jorge Moore se sumĂł a esta corriente como lo demuestra su inclusiĂłn en los listados de impuestos que se conservan, donde aparece como terrateniente poseedor de una finca rĂșstica con hacienda en Elche. Lo encontramos por primera vez en el año 1781 y su Ășltima referencia como terrateniente data de 1810, siempre con la condiciĂłn de Don.[5]
Las fincas fueron adquiridas en distintos momentos y como claro ejemplo tenemos la efectuada en agosto de 1785 en la que Pedro Mansano vendiĂł a “Don Jorge More de naciĂłn IrlandĂ©s, vecino y del comercio por maior en la Plaza de la ciudad de Alicante, veinticuatro tahullas de tierra parte plantadas de Algarrobos, Ygueras y Almendros que tiene y posehe en el tĂ©rmino de esta referida villa, citas en el Partido de la Torre del Llano”, lindando Ă©stas con otras que ya eran de su propiedad.[6]
 
Escritura 1785 donde Jorge More compra unas tierras en Torre del Llano
Archivo HistĂłrico de Elche



Tras relajarse las leyes discriminatorias en Irlanda Moore decidiĂł volver a su paĂ­s comprando grandes extensiones de tierra, jurando lealtad al rey Jorge III. Con su gran fortuna construyĂł en la dĂ©cada de los 90 una mansiĂłn llamada “Moore Hall”, junto al lago Carra, en el condado de Mayo.
 
El matrimonio Moore-Killikelly tuvo cuatro hijos nacidos en Alicante: John, George, Thomas y Peter. Los dos mĂĄs jĂłvenes permanecieron afincados en Alicante, de los que espero tener la oportunidad de escribir en otra ocasiĂłn.
 
Moore Hall
En 1798 hubo una rebeliĂłn en la isla contra las injusticias que sufrĂ­an sus habitantes y entre los que la apoyaron se encontraba el primogĂ©nito de la familia, John Moore (1767-1799), quien fue nombrado Presidente de la RepĂșblica de Connacht. Aquella rebeliĂłn fue sofocada por el ejercito a sangre y fuego y John Moore fue capturado y condenado a muerte. Se dijo que salvĂł su vida gracias a que era sĂșbdito de la corona española, pero hoy se sospecha que escapĂł de la ejecuciĂłn gracias a una importante suma de dinero que entregĂł su padre para salvarlo. La pena fue conmutada por deportaciĂłn a Nueva Ginebra y mientras era trasladado muriĂł en Waterford, siendo enterrado en un lugar que el tiempo olvidĂł. En 1960 su tumba es casualmente descubierta y fue nuevamente sepultado con honores militares en Castlebar, estando especialmente invitado el embajador español en agradecimiento a las gestiones que se hicieron en la Ă©poca para salvarle la vida. Unos consideran a este alicantino como el primer Presidente de Irlanda, otros como un consumado granuja aventurero.
 
Cuando G. Moore otorgĂł su testamento indicĂł que si morĂ­a en su tierra fuera enterrado en ella, pero que si morĂ­a en el Reino de España su deseo era que fuera enterrado en la cripta que poseĂ­a en el monasterio de los frailes capuchinos de Alicante. Igualmente en Ă©l reparte su herencia, lega bienes y da diversas instrucciones sobre sus negocios. De entre varias de las instrucciones destacarĂ­a las que da a John Bushell, a quien ademĂĄs le lega mil dĂłlares españoles, curiosamente Ă©ste fue el abuelo de nuestro convecino Francisco Bushell y Laussat, el que fue propietario de “El 93”.[7]  

 

Al morir Moore heredĂł el gran patrimonio de la isla el segundo de sus hijos, George Moore (1770-1840), siendo los descendientes de Ă©ste una parte importante de la historia social, cultural y polĂ­tica de Irlanda durante el siglo XIX y buena parte del siguiente.
En 1923 Moore Hall fue incendiada por fuerzas irregulares contrarias al tratado de paz con Inglaterra y la mansiĂłn quedĂł prĂĄcticamente reducida a ruinas. Desgraciadamente muchas cosas provenientes de España desaparecieron con el incendio, como los cuadros de Moore y sus hijos vestidos a la española, libros, cartas, y objetos litĂșrgicos. Hoy en dĂ­a el lugar es visitado para contemplar los frondosos bosques verdes que rodean la fachada de la casa, que aĂșn queda en pie, y el lago de Carra, donde yacen los Moore.
 

Volviendo de nuevo a la toponimia local decir que es relativamente frecuente moldear los apellidos de los propietarios de las haciendas, al transmitirse el topónimo de forma oral y no escrita. Tenemos el ejemplo de “Lo Boligni”, en la Partida de la Alcoraya, que pertenecía a la familia de Francisco Bouligny. En el caso de Moore sucedió algo parecido al eliminar la segunda o de Moore por redundancia, apareciendo como More en algunas escrituras y por ese mismo motivo siempre se dijo “Lo i More”.
Para terminar decir que seguimos sin saber donde estaba aquella enigmĂĄtica casa con ermita. Puede que jamĂĄs se llegue a saber, estos son los desafĂ­os que tiene la historia.
Con este artículo se ha pretendido conocer la historia de aquellos indomables hombres que vinieron del norte y también recordar el topónimo de Lo i More. Entre los vecinos llegó a ser mucho mås conocido y usado que el propio Torrellano, acompañåndonos oralmente desde hace doscientos años. Conservémoslo.
 
Juan Francisco MollĂĄ AgullĂł
Publicado en el Libret de fiestas de 2014  
 


[1] Archivo Municipal de Alicante. Historia de una rehabilitaciĂłn en el Alicante contemporĂĄneo. Eleuterio Llorca OÂŽConnor. 1992.
[2] “The Moores of Moorehall”. Joseph Hone. 1939.
[3] “Cara y cruz de la sedería valenciana (siglos XVIII y XIX)". Vicente M. Santos Isern.  1981.
[4] “Alicante en el siglo XVIII: EconomĂ­a de una ciudad portuaria en el antiguo rĂ©gimen”. Enrique GimĂ©nez LĂłpez. 1981.
[5] Archivo HistĂłrico de Elche. Signatura H 225 4.
[6] Archivo HistĂłrico de Elche. Signatura SHPN 627. Protocolo de Francisco Gil.
[7] The National Archives. Signatura PROB 11/1373/142.
 



Diario ABC 1961 

Embarcadero del lago 1900
Último equivalente de 1810 donde Jorge Moore aparece como terrateniente
Archivo HistĂłrico de Elche

 

Listado de voluntarios de 1808 - Partido de More
 
 
Tumba de John Moore en Irlanda
 
 
 

 
 
Enlaces de interés:
 
 
 

Acceso Ó Registro

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener mĂĄs informaciĂłn sobre las cookies que utilizamos y cĂłmo eliminarlas, consulte nuestro polĂ­tica de privacidad.

Acepto las "cookies" de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk