Red Social Temática y Local de Partidas Rurales de Alicante.
Alicante, Elche, Aspe, Novelda, Monforte del Cid, Agost, San Vicente del Raspeig.

REPORTAJE AUDIO PARTIDA LES VALLONGUES

Esta pedanía se encuentra al norte del término municipal de Elche y colinda con otras como El Ferriol, Saladas o Santa Ana y también con otros municipios como Monforte del Cid. Como su nombre indica, este área lo conforman dos valles largos que con el tiempo han perdido su esencia ya que las sequías han arrasado con la lozanía del paisaje. Un vertedero y la A7 atraviesan la Partida de Les Vallongues
Autor: José Ramón Esquinas
Fuente:Los fines de semana. 'Un recorrido por las pedanías'

LAS CARRILADAS DEL BARRANC DEL GRIFO


 
 Se trata de los restos de un camino íbero distinto a los anteriores (Ferriol y Escorfer) que transita por un vado natural entre el Bajo y el Medio Vinalopó, contiguo al que ocupa el actual camino de Castilla, con el que confluye más arriba, una hendidura de origen probablemente tectónico que corta la Serra Grossa, por la que discurren las aguas de escorrentía que forma el Barranc del Grifo, que cuenta con un amplio cono de recepción cuando llueve; no obstante algunos síntomas sugieren que en el pasado pudiera haber sido un pequeño riachuelo de aguas constantes por los restos de aprovechamientos hidráulicos comentados en entradas anteriores.
 

 
Los restos del camino se encuentran muy deteriorados por diversas causas, naturales unas como la baja calidad de la piedra o el hecho de que esté trazado en sentido perpendicular al diaclasamiento de la roca madre, combinado con la acción de las frecuentes avenidas y otras debidas a la acción antrópica como la acumulación de detritus a lo largo del lecho, el camino de acceso a la planta de residuos de Els Cremats con el asfalto tapando literalmente las huellas y varias obras de conducción de aguas adyacentes a continuación, precisamente en el punto en el que mejor conservadas estaban las carriladas lo que impide seguirlas. En definitiva una manifestación de una ley básica, opuesta a la comunmente admitida (la reutilización) que consiste en que cada civilización o modelo de civilización rediseña sus caminos y en ocasiones ello conlleva la destrucción de los anteriores; veremos más ejemplos de ello en las entradas siguientes dedicadas a los caminos de ruedas de la comarca.


 
 
 

Pese a que las fotos no recogen suficientes detalles parece existir un apartadero justo debajo de los arcos, es decir un lugar con dobles carriladas divergentes primero y convergentes después al objeto de permitir el cruce de carros, rasgo señalado por Broncano(1) para El Castellar de Meca y también presente en Ferriol como algún día veremos.
Otro de los elementos a destacar ya  señalado en anteriores entradas es la relación entre carriladas y canteras; en este caso el viejo camino de Monforte si existió en época medieval o moderna pudo haber servido como vía de transporte para la ubicación de las canteras. De momento y a falta de mejores resultados basta constatar la existencia de una extracción de piedra a escasos 30 m. del camino ibero, sin contar las canteras de yeso adyacentes, o las que probablemente se hicieron para definir la caja del camino. Son extracciones de escasa potencia que nada tienen que ver con las de Ferriol, como se puede  observar. 

 

 
Huella de cadena retroexcavadora



Bloque abandonado
 
 
Un detalle significativo es la presencia de falsas huellas de carros y rastros de cadenas de las retroexcavadoras en la plataforma natural de arenisca que comunica los caminos y los puntos de extracción,  ya que se empleó como vía de acceso para la roturación de los montes y la plantación de pinos.
 
Entrada del camino al barranc del Grifo

Probable cajero o caja del camino
 
Marcas en el camino de retorno al barranco

Una incógnita subsiste con el camino de tierra que remonta el barranco por la derecha en el sentido de la corriente, a la altura del acueducto, mencionado en la entrada anterior. Las marcas que he encontrado son a todas luces insuficientes; sería necesaria una excavación para determinar si hay o no carriladas porque lo que se ve es una o dos huellas muy juntas en el supuesto retorno del camino al barranco, y algunos detalles más
 
 
 
 
(1) Los caminos de ruedas de la ciudad ibérica de "El Castellar de Meca" (Ayora, Valencia) / Santiago Broncano Rodríguez y Mª del Mar Alfaro Arregui. - Madrid : Dirección General de Bellas Artes y Archivos ; Valencia: Consellería de Cultura, Educació i Ciència, 1990


FUENTE: PALANTIR

EL CAMINO DEL AGUA - AGUAS DEL PLANET

"¡Lástima que en población tan bella, sean escasos los manantiales de purísimas aguas, para mitigar la sed de sus moradores! ¿Deberemos hacer responsables de esta falta a sus habitantes mismos? De ningún modo: ¡cónstanos de una manera evidente, sus sacrificios para conseguir el bien que no tenían y que aún hoy, no tienen!"
 
Palabras que D. Pascual Orozco y Sanchez en su Manual Geográfico Estadístico de la Provincia de Alicante, escribió sobre la ciudad de Elche.
Elche igual que Alicante y desde tiempos inmemoriales, ha tenido el problema de la escasez de agua, tanto para consumo humano, como para el riego, teniendo que ir a buscarla fuera de sus fronteras.

En cuanto a aguas potables se refiere, Alejandro Ramos Folques en su Historia de Elche dice que debido a las fuertes sequías, la ciudad de Elche estuvo varias veces abocada a su desaparición por la falta de agua, teniendo sus habitantes que beber agua salobre del río.

Abu-Abd-Alla Mohamed Al Edrisi, en el siglo XII dijo en su obra Descripción de España:
"Para beber los habitantes tienen necesidad de traer de otros puntos agua de lluvia, que conservan en aljibes".

En el siglo XVIII el obispo Tormo compró a D. Cayetano Castelló de Cremades "Barrenas" unas tierras con dos minas de agua en la vecina población de Aspe con suficiente caudal, y desde aquí, se canalizó el agua hasta Elche.

 
Biblioteca Gabriel Miró

El 29 de  Septiembre de 1785 el agua llegaba a una fuente de 20 caños situada en el Convento de la Merced.
En Febrero de 1846 se canaliza la Fuente de Romero, cercana a la de Barrenas, propiedad de Dña Agustina Torres, para aumentar el caudal de ésta.
Ya durante el siglo XIX debido a las constantes sequías y a las numerosas reparaciones que hubieron de realizarse en la cañería desde las Fuentes de Barrenas y Romero, Elche siguió buscando agua dentro y fuera de sus límites.
El viaje de las aguas desde Aspe es la conducción mas renombrada en los libros de historia y la mejor documentada. En internet hay un espléndido blog que trata sobre la temática y la historia de Elche, donde cuenta la historia de este trazado. 
Enlace: LA CONDUCCIÓN DE AGUAS ENTRE ASPE Y ELCHE

 
En el año 1444 se inicia la búsqueda de agua en la partida de Vallongas y en la Perdiguera
En Enero de 1841 unos peritos analizan un manantial en el Rincón de la Morera.
En este lugar existe la Font de Ripoll; es un pozo excavado en la roca y que vierte sus aguas en una pequeña balsa semiescondida y cubierta de cañas. Casi se adivina su ubicación por el pequeño chorro de agua que cae en su interior.
Hacia el noroeste está la Font del Racó de la Morera o dels Olmets que en la actualidad es un pequeño toll y que en el pasado precipitaba sus aguas en una balsa situada al lado. Este manantial está en un pequeño bosquecillo de palmeras y olmos secos.

Racó de la Morera

 
Y hacia oriente hay un nacimiento de agua muy limpia denominada "Font del Pí" que sale al exterior por un alcavón.

 
 
Font del Pí

En Agosto de 1858, zahoríes exploran las partidas de Altabix, Sierra de Tabayá y Ferriol en busca de nuevas fuentes.
De nuevo a mediados del XIX se analiza el caudal de la "Fuente de la  "Perdiguera" entre las partidas de Ferriol y Vallongas, y de "La Animeta" en la finca del mismo nombre.
La Font de la Perdiguera se encuentra en un lugar muy poco accesible en el barranco del mismo nombre o también llamado de Verdaguer. Está rodeada de fincas privadas valladas y no es posible el paso. Interrogando a vecinos de este paraje, contestan eludiendo cualquier tipo de aclaración... De todos modos el manantial existe y de él todavía mana agua.
Aguas abajo de la confluencia de los barrancos de La Perdiguera y del Grifo hay un afloramiento perenne de agua en el mismo cauce del barranco.
El caudal de estas dos ramblas, era conducido en el pasado por una acequia que nace en el mismo barranco, justo donde se cruzan el camino de Monforte a Santa Pola y el que asciende al vertedero de Urbaser, y continua por el margen izquierdo. Esta agua era guiada por la acequia (perfectamente visible hoy en dia) cruzando el barranco mediante un acueducto restaurado a principios de los años 90, o continuaba, salvando otra pequeña rambla mediante otro acueducto, que pasa casi desapercibido al estar casi totalmente cubierto de maleza, hacia la finca de Legueix.




Y por último resaltar el lamentable estado en que se encuentra La Animeta; Situado en las proximidades del pantano, fué un lugar de recreo y casi de visita obligada para todos los ilicitanos en el pasado.
La finca tenía más de 600 tahúllas de terreno y una mina de agua llamada Font de L´Animeta.
A principios del siglo XX la finca se denominada "La Arcadia" y era propiedad de D. Jose María Lopez Campello, médico cirujano de profesión y propietario en 1905, de los terrenos de La Alcudia. Fué además Presidente de la Comunidad de Labradores y redactor jefe del diario El Pueblo de Elche.
En la actualidad la casa está casi derruida, y la mina está abandonada, aunque de ella todavía sale agua que mediante una acequia, desemboca en una balsa circular.
La casa tiene dos fuentecillas; Una al lado de lo que fué la terraza, y otra frente a ella. Alguién le ha robado los grifos que hasta no hace mucho conservaban.

Mina de L´Animeta
Balsa de L´Animeta

 
 
Estos manantiales, y otros, repartidos por todo el término municipal de Elche, fueron analizados con la esperanza de obtener un caudal suficiente de agua para paliar las necesidades acuciantes de la ciudad. Fuentes como La Pinyolenca en la sierra del mismo nombre cerca del pantano o la mina de agua de Galán, por citar algunos.

 
--------------------

En el "Diario El Constitucional" de 30 de Marzo de 1880 hay publicada una carta donde se hace notar la existencia de un manantial propiedad de D.Pascual Navarro en un punto llamado El Planet.
El emisor de esta misiva hace una descripción del terreno diciendo:

"Existen muchos manantiales, los que a pesar de estar ya mucho tiempo abiertos, y abastecer a las pobladas partidas de Geniol y Vallongas, no han disminuido, sino antes al contrario, aumentan cada día su caudal: el número de pozos hasta ahora abiertos, es el de doce, con la particularidad que apenas el minero profundiza algunos metros, encuentra enseguida la riquísima agua que el Sr. Navarro tiene: No hace sino dos o tres días comenzóse el decimotercio pozo y a distancia de uno a cinco metros, túvose el agua, la cual aumenta a medida que la piqueta del obrero escruta las entrañas de aquella tierra".

Continúa alabando el trabajo que se está realizando:

"..Los túneles y galerías perfectamente acabadas, las cañerías de piedra bien labrada y unidas con solidez, cubiertas, y a trechos con sus respectivos registros para obviar y evitar todo entorpecimiento que pudieran encontrar las aguas en su curso"

Y ensalza las virtudes del agua que nace de esta mina diciendo:

"Las aguas del Sr Navarro, son las mejores para estómagos delicados pues por su ligereza y por ser aguas corrientes no sirven de carga pesada: cuantas personas se quejaban de tardos en la digestión, hoy, al beber estas aguas, les hemos oído decir han sentido alivio inmediato: y todavía son mucho más sanas para evitar las dolencias de la orina, que según he oído decir, se deben en gran parte a las aguas de algibe: y ello, algo habrá, cuanto tan general es en esta localidad"

El descubrimiento de este manantial tiene tintes de leyenda.

En el año 1867  un labrador "empleado del Sr Navarro" faenando en el campo, observó que existía mucha humedad al lado de un árbol. Para saciar su sed cavó, y al poco "surgió agua cristalina, rica en extremo y abundante por demás; dióse por satisfecho el labriego con aquel su trabajo; apagó su sed y retirose tranquilo".

En Junio de 1880 el Sr Navarro solicita al alcalde de Elche la concesión de un guarda particular jurado (AHME). La misiva dice:

"Pascual Navarro y Pomares... Que es dueño de varias tierras situadas en las partidas rurales de Artabix y Vallongas, de este término municipal, entre los cuales y punto denominado El Planet se halla haciendo excavaciones en busca de aguas. Al hallarse dichas tierras a bastante distancia de esta población es causa de que no estén constantemente custodiadas por los guardias rurales del municipio, y de aquí los continuos perjuicios que se le están ocasionando tanto por los ganados como por las personas que, atraídas por la curiosidad van a visitar los trabajos de excavación...."

El 11 de Agosto de 1880 el Sr Pascual Navarro ofrece sus aguas al municipio de Elche para abastecimiento de la población. En esa fecha el caudal del manantial era de 27.500 litros cada 24 horas.

Foto sacada de (La cultura del agua a través de los tiempos)
 
 
Antes de continuar es importante señalar que estas aguas, también fueron "deseadas" por la ciudad de Alicante. Un concejal del Ayuntamiento de esta ciudad manifestó que el Sr Navarro estaría dispuesto a llegar a un acuerdo con el municipio de ceder sus aguas, si se le hacen proposiciones razonables.
Es más, la comisión de aguas del Ayuntamiento de Alicante acordó que el arquitecto titular pasase a aforar dichas aguas con el propósito de apreciar su importancia y ver si merecían la pena ser adquiridas.
La ciudad de Alicante en esas fechas estaba en tratos con el Sr Amérigo y Jornet, propietario de la Mina de Santa Rosa para abastecer a la ciudad junto con las de La Alcoraya, reconociendo la mejor calidad de las aguas de Vallongas.
El intento de llevar el agua a Alicante no fructificó.

En el proyecto que nos ocupa, además del ya mencionado Sr Navarro, participarían también el prestigioso D. Pascual Pardo Gimeno avalado por su proyecto de llevar el agua de La Alcoraya a Alicante, y del brigadier Dionisio Mancha.
Estos tres señores se establecerían como sociedad, siendo el Brigadier Dionisio Mancha y Uriel el que sufragaría los gastos de la realización del proyecto, que una vez presentado al Ayuntamiento de Elche, se aprobaría por unanimidad. Concesión por una duración de 12 años.
El Brigadier también tenía intereses en Alicante en materia de aguas. Junto a su chalet situado al lado de la antigua Refinería La Británica, tenía unos aljibes donde almacenaba agua para comercializarla en la ciudad; Tenía un quiosco para la venta de la misma en la Plaza del Mar.

Instancia de Pascual Pardo Gimeno solicitando la explotación de las Aguas del Planet (AHME)



 

En esta solicitud el Sr pardo solicita:
  1. Poder atravesar subterráneamente o por medios de obras de fábrica si fuera conveniente, los cauces públicos, caminos rurales y terrenos de propios.
  2. La canalización necesaria de la población, con el ensanche que requiera este proyecto en su porvenir; y el establecimiento por hoy de tres kioskos fuentes en los puntos que el Excmo Ayuntamiento determine, para el mejor servicio del vecindario.
  3. Que se nos releve del pago de puestos públicos o de otra denominación cualquiera que pudiera establecerse tanto del Municipio, como de la Provincia o del Estado.
Finalizando ésta con el compromiso de continuar las excavaciones para aumentar el caudal de aguas, obligándose a expender el agua a 5 céntimos de peseta el cántaro o vasija de 10 litros

El 22 de  Octubre de 1881 se anuncia la subasta de las obras al público para que en el plazo de 8 días, los interesados presenten sus proposiciones en la casa del Director Gerente en la calle de Orito, número 5, de la ciudad de Alicante. El presupuesto asciende a 10.082 pesetas y 68 céntimos.
Las obras de la conducción comenzaron a principios de Noviembre de 1881 y finalizaron en Marzo del año siguiente. La conducción de 7 kilómetros, 20 metros y 86 centímetros exactamente, se haría a través de una tubería de hierro "sistema petit" de 6 centímetros de diámetro, circulando por su interior unos 6 litros de agua por segundo, desde la balsa del Sr Navarro de 16 metros cuadrados por 3 metros de profundidad y de una capacidad de 770.000 litros.
La prensa alicantina enaltece sobremanera las cualidades de estas aguas como el diario El Graduador:

"La calidad del agua es tan especial, tan rica al paladar, que los vecinos de Elche esperan con ánsia la realización del citado proyecto, particularmente las personas de salud delicada para quienes son un remedio eficaz, lo mismo que para los que padecen de inapetencia, lo cual hará que acudan de los pueblos circunvecinos muchos individuos a restablecer su salud".

En Diciembre de 1881 la empresa hace llegar una circular a los vecinos con las condiciones para que, quien lo desee, haga una acometida particular desde la tubería general hasta su vivienda:
  • Todos los vecinos sean o no propietarios de casas podrán suscribirse por una o varias acometidas desde la tubería general.
  • El suscriptor tendrá en su casa un depósito que llenará cuando quiera, previo aviso a la oficina con 24 horas de antelación y pago del agua.
  • Al solicitar la concesión depositará el suscriptor en la oficina 25 pesetas las cuales servirán para pago de la tubería que se gaste en llevar el agua a su domicilio.
  • Los gastos de acometida y de todas las obras necesarias podrá hacerlas el suscriptor, excepto la tubería que partiendo de la general acabe en el depósito, la cual será colocada por la empresa para evitar pérdidas de agua, si bien será a cuenta del suscriptor siendo también responsable de su conservación y reparación.
  • El material y obras del suscriptor serán de su propiedad, pero no podrá levantarlos sin autorización del representante de la empresa.
  • Todo suscriptor que varíe de domicilio tiene derecho a trasladar su acometida, siendo de su cuenta los gastos que por esta traslación se originen.
El 23 de Marzo de 1882 se proyectan las fuentes y abrevaderos en la ciudad.
El 2 de Agosto de ese mismo año, en la Plaza de las Verduras de Elche tiene lugar la "Inauguración de las aguas del Planet". A la misma acudieron representantes de la prensa local y nacional y de personas de todas clases sociales, acompañadas de dos bandas de música entonando el Himno de Riego.
Asistió también D. José Carlos de Aguilera, Marqués de Benalúa, que hizo posible la traída de las aguas de La Alcoraya a Alicante.
La comitiva visitó las fuentes instaladas en la Plaza de Las Verduras, Plaza del Salvador y Arrabal de San Antón, elogiando al  trinomio que hizo posible el viaje de las aguas.

Por la noche después de haber visitado la Iglesia de Santa María se ofreció una cena en el teatro de la ciudad que fué habilitado como lujoso comedor y vitoreando a los Sres Pardo, Navarro y Mancha. Este último también costearía los gastos de esta inauguración.

La prensa de aquel día se deshizo en elogios, narrando la ceremonia de inauguración que se prolongó hasta altas horas de la madrugada, en un tono pomposo y grandilocuente:

"El pueblo de Elche, hasta ahora sediento, hasta ahora falto de agua, se apiñaba en la plaza vitoreando a los nobles héroes de la fiesta y bendiciendo sus nombres; en los balcones, las hermosísimas ilicitanas, dando regocijo y admiración al cuadro con sus múltiples bellezas y con sus halagadores encantos....
... El agua, el preciado líquido, origen de toda riqueza y fuente segura de prosperidad y bienandanza, elevándose a grande altura por medio de caprichosos surtidores, y cayendo como finísima lluvia de diamantes y como bendición del cielo, sobre el rico suelo ilicitano..."

A partir de aquí, la información sobre esta conducción de aguas es escasísima, o nula, para ser más realistas.
No duró mucho el servicio directo a la ciudad porque el manantial fue cedido a la Compañía de Ferrocarriles Andaluces a su llegada a Elche.
El caudal se dirigía hacia la vía férrea, encontrándose justo en el paso a nivel del camino de Castilla, donde se levantó a nivel provisional el primer depósito de agua, hasta 1886, año en que se construyeron los definitivos.
En el periódico satírico de Elche "El Bou", en una edición de 1885 figura un anuncio referente a una donación de agua gratis por parte de los Ferrocarriles Andaluces a la población.

 
El Bou (hemeroteca AHME)

El profesor Jaime Frau Vicente, me amplia la información por él  obtenida de El diario "El Triangul" de Elche de 14 de Marzo de 1885 que dice así:
"Per fi segons asegura la chent se han venut ya les aigues del Planet. ¡Alabat siga el Siñor! Bè poden pagaseu bè al nostre compañero El Triángul, perque si no havera segut per els seus reclams, lo que es la compañia dels ferro-carrils andalusos no compra el aigua; hara podrá dispondre El Triángul de una columna més en cada número"

En el Indice de Remisiones a Cabildos y Sitiadas de la Colección de Pedro Ibarra, hay un apunte donde figura a fecha de 14 de Diciembre de 1898, una solicitud de los Ferrocarriles Andaluces, pidiendo autorización, para levantar la tubería tendida en la población por innecesaria para el servicio

------------

No ha sido posible la localización del proyecto de Pascual Pardo Gimeno para contar con mas datos sobre esta conducción, pero sí la mina del Sr Navarro y el acueducto que conduce hasta la balsa, que por su interés, le he dedicado una entrada aparte.
CLICK  NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCION

--------------------
 
Fuente: Rutas y Vericuetos

CAMINOS IBEROS Y CANTERAS: BARRANC DE l’ESCORFER

 
 
Una de las conclusiones provisionales a las que llegué en mis paseos por el norte del término ilicitano era la conexión entre los caminos y las canteras; en las inmediaciones de uno siempre hay otro y viceversa. Y como hipótesis adicional las más modernas por su factura están en el ámbito de influencia de los caminos aún en uso a diferencia de los excavados en la roca que dejaron de ser usados hace mucho tiempo, parcialmente conservados entre otras cosas por eso. En consecuencia hay canteras inaccesibles desde los caminos vigentes, asociadas a los caminos excavados en la piedra  (íberos o medievales, tanto da, solo una prospección arqueológica de ambos elementos terminará por aclarar la cuestión). 
 
Como ejemplo de lo dicho cabe mencionar el Barranc de l’Escorfer[1], sus canteras y su camino. Discurre en sentido N- S paralelo al de Ferriol y al actual trazado del Camino de Castilla y también comunica el Medio y el Bajo Vinalopó. Pese a su estrechez es perfectamente viable en el tramo que nos ocupa. Es tributario del Barranc del Grifo, con un final realmente escarpado y casi intransitable para carros cargados con piedras. Un poco antes desaparece el camino sin que sea posible determinar la vía de salida del barranco.
 
 
Una impresionante cantera, enorme por su tamaño y vieja por los signos de erosión visibles, está en sus proximidades. Aquí, como reflejan las imágenes se puede observar el sistema de extracción formando “capillas” según enuncian los trabajos de Pierre Rouillard y otros ya citados en anteriores entradas. 
 
 
 
Debe quedar constancia de que en determinadas partes la explotación fue sistemática, con paredes perpendiculares y marcas de extracción de bloques de tamaño regular, aunque sin llegar a la precisión y “limpieza”que se percibe en las canteras de Santa María o Peligros. 
 
 
Además, aparecen restos de lo que podría ser un muelle de carga muy cerca del final (visible) del camino, que no obstante se prolonga un poco más allá (de la cantera y del supuesto muelle de carga). Al final del barranco, cerca ya del término de Monforte hay otra cantera de modestas dimensiones con un camino de tierra muy próximo, pero no se conservan señales evidentes de conexión con el camino íbero más allá de lo dicho. A destacar además que salvo por sus extremos, es imposible sacar la piedra de la cantera de l’Escorfer  y se da la circunstancia de que al menos en dirección sur discurre el camino carretero tallado en la piedra. Queda claro que el camino es tributario de la cantera: por ahí salían los carros cargados de material.
 El ancho de eje es de tres pies íberos (unos 90 cm de centro a centro de huella) similar a las carriladas más antiguas descritas en El Molar[2], probablemente pertenecientes al periodo ibérico arcaico. Como he dicho más arriba también puede atribuirse a la Edad Media, según los especialistas único momento histórico además del que nos ocupa, en el que no se conserva el ancho de eje romano. 
 
 
 
Como particularidad, pese a la profundidad de las carriladas en algunos puntos, el espacio entre ejes apenas está trabajado, lo que contrasta con el camino de Ferriol o los estudiados por Broncano en El Castellar de Meca; faltan los trabajos de acondicionamiento del lecho central para facilitar el paso de las bestias de carga. Esas y otras diferencias sugieren que probablemente fue distinta la época de uso. 
 
 
 
 
Esta es la última de las carriladas, próxima al Camino de Castilla. Pese a haber sido limpiado el cauce con retroexcavadora (se perciben los dientes) se pueden ver los restos, con medidas de 0’90 m.
 
Otros elementos de interés
1.- A mitad del camino una enorme piedra bloquea el paso.
 
 
 
 
Y 2.- La font de l'Escorfer
Antes de llegar a la cantera aparece una mina de agua aún funcional con la escalera de  acceso en mal estado como puede apreciarse. Hoy en día el agua es salobre y discurre por un canal excavado en la roca aunque unos cuantos metros más abajo las filtraciones hacen que subsista un bosquete de pinos y cañas que destacan gracias a sus aportes sobre el entorno de bonsáis circundante. 
 
 
 
 
 
Y más cosas.

Una prueba: Las fotos de las canteras, el camino y la mina están en: https://www.dropbox.com/home/Public/ESCORFER
[1] Gracias a Juan Pascual he asignado el nombre al Barranco y a la cantera. Le pasé algunas fotos de la mina de agua e  inmediatamente me dio su nombre (Font de l’Escorfer) que he trasladado por mi cuenta y riesgo al resto de elementos. En consecuencia, cualquier error en la denominación es responsabilidad mía.
[2] POBLAMIENTO ibérico en el Bajo Segura : El Oral y La Escuera / Lorenzo Abad Casal, Feliciana Sala Sellés, Ignacio Grau Mira [et al.] (eds.). – Madrid : Real Academia de la Historia, 2001
 
FUENTE: PALANTIR